nuestros periodistas

CC se organiza política y operativamente para conseguir el desarrollo político y estratégico de sus 4 ejes reivindicativos. Estos ejes reivindicativos son:

Derecho a la Comunicación: CC reivindica y promueve una perspectiva de la comunicación centrada en su capacidad movilizadora, integradora y transformadora, que va más allá de la producción de medios. La finalidad misma de este sentido de la comunicación es aportar a la transformación de imaginarios sociales. Se alimenta esta perspectiva de legados como la comunicología del sur, es decir la visión de la comunicación contextualizada, que produce lecturas críticas sobre la realidad histórica y las situaciones de dominación presentes en la realidad latinoamericana, nacional y local.  Este eje reconoce el derecho de las comunidades y los sujetos oprimidos a ser los generadores de sus propios sentidos de la comunicación, a ser los narradores y narradoras de sus experiencias y luchas sociales.

Acompañamiento y exaltación  de los procesos de base: CC acompaña desde sus programas y proyectos procesos de movilización, organización y participación social comunitaria con el propósito de co-producir capacidades y oportunidades para visibilizar las iniciativas de movilización, resistencia e incidencia política desde nuestros medios, aportar a la recuperación de saberes generados en experiencias locales, y promoviendo el reconocimiento de estas iniciativas, sus legados históricos, sus metodologías de trabajo y los impactos de su incidencia en ámbitos como los derechos humanos, la defensa del territorio, la planeación local, la memoria y la construcción de paz.

Empoderamiento social de los sujetos: Los procesos y acciones promovidos por CC - principalmente desde las experiencias de educación popular – buscan contribuir a la formación-transformación política de los sujetos. En este eje, los procesos de diálogo de saberes y construcción colectiva contribuyen al empoderamiento social de los sujetos. En este sentido los individuos construyen posiciones críticas ante las imposiciones del sistema-mundo, asumen la resistencia a los modelos de dominación y control, reconocen en su vida cotidiana posturas y actitudes que promueven cambios sociales, se asumen como sujetos del conocimiento y constructores de escenarios de transformación social.

Preservación y circulación de los saberes y las memorias locales en clave decolonial: CC retoma y re-dignifica el legado del pensamiento crítico latinoamericano expresado en la perspectiva del sentí-pensar que nos propone la Investigación Acción Participación, recogiendo nuevos planteamientos de otras formas de producir conocimiento diferente al método científico que impera en la colonización epistémica.  La organización promueve una [1]ecología de saberes que permite reconocer, recuperar y dignificar los [2]conocimientos situados, generando espacios de investigación, acción que le permiten a los sujetos construir conocimiento desde metodologías más horizontales. La riqueza de experiencias y saberes locales con los que trabajamos potencia y diversifica las posibilidades co-producir conocimientos a la vez que nos permite desaprender formas colonizadoras de producir saber propias de la matriz epistémica occidental, y apropiar alternativas de producción del conocimiento que han hecho parte del legado latinoamericano, como la IAP, la sistematización de experiencias, y la articulación con narrativas comunicativas.

 

[1] Retomando la reflexión de Sousa Santos sobre ecología de saberes.

[2] En el libro Claves para desclasificar el archivo mundial, (García Gutiérrez, 2011) reconoce a los conocimientos situados como instancias localizadas y concretas de conocimiento, de memoria, de identidad, de cultura y de un universalismo entendido como conjunto de categorías heterogéneas y transversales a todas ellas que promueven la evolución de esas mismas instancias por y desde sí mismas, pero en abierta e igualitaria interacción con las demás