27Julio

Pensando juntos la construcción de la paz en Medellín

Autor: Memorias en Diálogo Publicado en: Home, Memorias en Diálogo, 2016, Medellín

Pensando juntos la construcción de la paz en Medellín

Durante los últimos años se avanza en un proceso de ciudad, en donde a través de diferentes actividades tales como, encuentros comunitarios, festivales y asambleas comunitarias de memoria se invita a la reflexión y acción colectiva en torno a las temáticas de paz, permitiendo ampliar el debate acerca de los significados, requerimientos y retos para la construcción de la paz con las comunidades. En este sentido, el 14 de julio en la biblioteca San Javier se generó un espacio de interlocución entre organizaciones sociales y comunitarias, actores gubernamentales, colectivos, universidades, plataformas y mesas frente a los procesos de participación e implementación de la Política Pública de Construcción de Paz, el cual ofreció la posibilidad de escuchar-nos actores diversos, a veces contradictorios para pensar-nos juntos la construcción de un mejor país para todos-as y proyectar-nos desde las diferencias los cimientos para seguir el inacabado camino hacia la paz con justicia social.

En el escenario además de las personas que transita el espacio con sus palabras y experiencias público estatales, organizativas y comunitarias se contó con “El mándala de memoria y paz”, con la fuerza simbólica de las semillas, el maíz y el arroz, las hojas, flores, fotografías de acciones colectivas engalardonadas con colores, formas, texturas que lo embellecen y le dan sentido.

Esta iniciativa se gestó desde Memorias en Diálogo, alianza por el desarrollo de la zona nororiental, comité de memoria de la comuna 13 y de la zona centro oriental, centro de articulación comunidad-universidad de la Universidad de Antioquia y la Institución Universitaria Colegio Mayor de Antioquia; además, contó el apoyo de la Mesa voces de paz, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la Cooperativa Confiar.

Para empezar el diálogo, Juliana Ramírez encargada de paz territorial de la Oficina del Alto Comisionado para la paz enfatiza en que “los acuerdos de La Habana tienen el qué, los cómo deben ser creados en diálogo con los actores en los territorios”, señalando así, la necesidad de reconocer las afectaciones diferenciales del conflicto armado en los territorios, pues son estos los que tejen la memoria y nombran los procesos vividos localmente, para superar la naturalización y legitimación de la violencia.

El primer panel contó con la participación de funcionarios y funcionarias de la Secretaría de participación ciudadana, Museo Casa de la Memoria, Secretaría de juventud y Subsecretaría de Derechos Humanos, moderado por Edward Niño director de la Corporación Con-Vivamos; la pregunta articuladora para esta conversación se centró en los desafíos de la construcción de políticas públicas de paz en la ciudad. Al respecto, las intervenciones de los ponentes se encaminaron en enunciar las apuestas programáticas de sus dependencias, sin establecer de manera clara los mecanismos y políticas públicas a través de las cuales la administración genere estrategias de protección y articulación comunidad-administración.

La Subsecretaria de formación ciudadana Valeria Molina, señaló que es una necesidad y un reto la formación para la participación de niños, niñas, jóvenes y adultos. Por su parte, Esteban González del Museo Casa de la Memoria en su intervención cuentó que la apuesta de la institución resalta a “la memoria como aliada de la paz, por lo cual se promueve la línea de paz territorial en el plan de desarrollo de Medellín”; vale decir que su planteamiento sobre la memoria no reivindicativa generó discusión con representantes de las organizaciones en el segundo panel, lo cual se establece como una necesidad para futuros espacios. Juana Botero de la Secretaría de la Juventud, destacó el rol de los y las jóvenes para la construcción de sociedades de paz que verán potenciada sus capacidades a través del acompañamiento institucional, en sus palabras, “los jóvenes como protagonistas para construir la paz, pues en ellos reside la sostenibilidad y viabilidad del proceso de paz”. Finalmente, Carlos Arcila de la Subsecretaría de Derechos Humanos, enfatizó en la necesidad de formular agendas urbanas para la paz.

El segundo panel, fue moderado por Julián Marín de la Asociación Cristiana de Jóvenes y Memorias en Diálogo, invitando a la reflexión a las organizaciones sociales sobre su papel en la construcción de la paz; para lo cual participaron las experiencias de Mesa de voces ciudadanas con Daniela Galvis, Comité de impulso de acciones de memoria de la comuna 13 con Andrés Arredondo, así como Leonardo Jiménez por Memorias en Diálogo y por la Corporación Jurídica Libertad Adriana Arboleda. En este espacio los ponentes y participantes del encuentro llamaron la atención sobre la importancia de la construcción de la agenda pública y política de manera conjunta, en donde se generen espacios de deliberación, en los cuales las organizaciones sociales y la ciudadanía sea escuchada y reconocida por la administración y funcionarios públicos, propuesta generada, a partir de la experiencia con los funcionarios-as del primer panel, esto implica reconocer lugares de enunciación y escuchas activa. Así mismo, tomó protagonismo las reflexiones en torno a los procesos de memoria para nombrar y transformar realidades, tal y como lo enuncia Leonardo Jiménez, precisar el almendrón de la construcción de la paz en Medellín planteó Andrés Arredondo. Lo anterior se constituye en un llamado a los servidores públicos a aprender de las organizaciones sociales y sus acumulados en aras de la articulación, pues como lo planteó Adriana arboleda, hay vacíos en el Plan de Desarrollo de Medellín, pues desde su perspectiva no se consultó los territorios, realidades y procesos de las comunidades, “la democracia local pasa por discutir la política pública en este caso la construcción de paz”, enfatizó en su planteamiento Arboleda, coincidente con lo dicho por Lucia González “los Gobiernos resuelven hacer por las comunidades y no con las comunidades que no es lo mismo”.

En definitiva, del encuentro se resalta la necesidad de reconocimiento de la comunidad y articulación de procesos comunitarios-gubernamentales, especialmente, como lo señala Edward Niño en la construcción del Consejo Municipal de Paz e igualmente, la superación de apuestas programáticas. Se plantea entonces posibilidades de agenda para fortalecer procesos públicos y sociales de construcción de paz, diálogos futuros en los que es pertinente integrar los cuestionamientos realizados por Deisy Aparicio representante juvenil ante el Consejo Nacional de paz, a saber ¿Cómo tejer y construir puentes entre lo acordado en La Habana y los territorios? ¿cómo propiciar escenarios para radicalizar la democracia?, ¿cómo aportar a una agenda social que implique las realidades colombianas no solo los asuntos de La Habana?

La joven celebró el espacio diciendo “aplaudo escenarios de diálogo, de articulación y discusión que desde las diversidades se encuentren”. Edward Niño planteó la necesidad y posibilidad de crear el Consejo Municipal de paz donde tengan lugar diferentes actores como lo señaló Lucia González – Oficina Alto Comisionado para la paz- en la apertura del evento.

La necesidad de estos espacios para el diálogo y la interlocución entre diversos actores sociales, comunitarios, académicos, gubernamentales es vital en pro de seguir aportan a la construcción de la paz en Medellín y Colombia.

 

Elaborado por: Isabel Ramírez, María Alejandra Botero, Luz Dary Ruiz. Julio 25 de 2016

Fotografías: Memorias en Diálogo

Leave a comment

You are commenting as guest.