18Abril

Pobladores por la defensa y construcción social del territorio

Publicado en: Home, Ciudad Comuna

Pobladores por la defensa y construcción social del territorio

 Por: Movimiento de Pobladores(as) de Medellín

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Fotografías: Lucie Guillebaud

 

La construcción social, política y cultural del territorio en Medellín, se torna en una experiencia compleja y en permanente disputa entre la institucionalidad, los actores privados, la acción social y política de sujetos, sus estrategias de movilización social y comunitaria. De esta manera, las diferentes formas de insertarse, construir, apropiarse de la espacialidad y resistir para mantenerse en “un lugar”, se convierten en común denominador de lo que podría nombrarse la historia constitutiva de la periferia o ladera de las municipalidades, imbricada en un contexto caracterizado por el posicionamiento de un modelo de concentración de capital, altos niveles de pobreza y la agudización del conflicto armado, particularmente para el caso nacional, generadores a su vez, de otras múltiples problemáticas adscritas, en su mayoría, a la lógica de la supervivencia.

En este marco, el proceso de construcción barrial o urbanización popular concebido desde los discursos de la institucionalidad y la misma academia como un accionar “informal”, “irregular” y “desordenado”, es, en definitiva, la base constitutiva de la forma como se ha erigido gran parte de esta ciudad. En general, el proceso de poblamiento y en particular, de construcción de territorio de las comunas de Medellín, tiene lugar bajo las lógicas de configuración de una “ciudad otra” o “ciudad paralela o ilegal”, que ante la subnormalidad en su edificación ha padecido y sigue padeciendo una suerte de figuración estigmatizadora y excluyente la cual, de manera paulatina, ha exigido la presencia de la institucionalidad gubernamental, pero también ha promovido acciones autónomas para enfrentar las adversidades de la pobreza, la segregación social y el conflicto armado en sus múltiples manifestaciones.

Es posible advertir que dichas acciones de carácter autónomo han sido múltiples y diversas, configurándose en formas de demanda y movilización social que anteponen, como común denominador, reivindicaciones asociadas al reconocimiento en tono de exigibilidad, las cuales trascienden escenarios de mediación, instalando prácticas de emancipación múltiples -disruptivas, simbólicas, individuales, o colectivas- que tienen lugar en escenarios localizados, en su mayoría, vinculados a las posibilidades reales de acceso a un lugar en el territorio. 

Estas prácticas reivindicativas y de reconocimiento generan más que una “lucha por la tierra [una] lucha por afirmar una territorialidad” (Zibechi, 2008, p. 81), se fundamentan en un accionar de rechazo por el lugar asignado o impuesto en este contexto adverso, buscando un cambio del lugar social y político endilgado, creando estrategias organizativas diversas vinculadas especialmente al territorio desde lógicas de producción y reproducción de sus vidas, en su mayoría, por fuera y en contra de las condiciones impuestas por el modelo económico, la institucionalidad y la segregación.

Este accionar de construcción y defensa del territorio desde la base organizativa y comunitaria, no ha sido la excepción en gran parte de los barrios de la periferia y de las laderas de la zona norte del río Medellín. En consecuencia, e invocando la acción de resistencia que inmortalizó a Don Ramón en el Chavo del 8 al decidir no pagar la renta y además, al no permitir ser sacado de su casa junto con su hija la Chilindrina, las y los pobladores de Medellín en el marco del proceso de aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), el diseño de la Política Pública de Protección a Moradores, la implementación de macro proyectos asociados con Jardín Circunvalar o Cinturón Verde, Distrito de Innovación de Medellín y el Metrocable Picacho, un conjunto de organizaciones sociales y comunitarias, pobladores y algunas universidades de la ciudad, venimos promoviendo diversos espacios de discusión, reflexión y movilización en relación a las implicaciones del tipo de modelo de ciudad que desde hace más de una década se viene fomentado en la municipalidad.

Frente a las preocupaciones de la población, asociadas especialmente con la falta de claridad e incertidumbre en relación a la forma como están siendo o no incluidos en los procesos de planeación, se reafirma la necesidad de generar espacios de encuentro que permitan reconocer experiencias, pero también construir nuevas rutas de defensa y apropiación de nuestros territorios. En consecuencia, los debates en mención y el desarrollo de una serie de encuentros de ciudad -Foros Campo-Ciudad, Ciudades Dignas, Memorias en Diálogo, entre otros- activaron la necesidad de promover la constitución del “Movimiento de Pobladores por la defensa y construcción social de nuestros territorios”, cuya agenda política definió tres ejes centrales: reconocimiento y articulación de agendas comunitarias; generación y participación en escenarios de ciudad; y construcción de estrategias de acompañamiento e incidencia social y política. Para materializar las pretensiones de cada eje de la agenda, se han llevado a cabo una serie de acciones, recogidas en cuatro componentes: el pedagógico, el colectivo, el mediático y el jurídico.

Desde lo pedagógico se ha promovido la identificación colectiva de temas de discusión, los cuales se han abordado desde tres espacios diferentes, promovidos para el diálogo de saberes: los círculos de aprendizajes, el encuentro de pobladores y el foro de ciudades dignas. Dichos espacios se han caracterizado por la itinerancia en la ciudad, la vinculación de pobladores(as) de diferentes comunas de Medellín, la contextualización y el debate basado en saberes diversos y la vinculación de experiencias múltiples de organización y movilización en torno a los motivos de reivindicación social y política, asociados con la defensa y la construcción social de los territorios. A su vez, han permitido la acumulación de una serie de saberes conceptuales, metodológicos, jurídicos y técnicos, necesarios para el empoderamiento de las y los pobladores. 

En términos colectivos y de movilización, se han activado los recorridos territoriales como mecanismos de reconocimiento de territorialidades diversas, adscritos a los ejercicios populares de construcción de ciudad, la participación activa en espacios de incidencia política como el Concejo de Medellín, eventos de ciudad y espacios académicos. Concretamente en esta acción, también es preciso enunciar el trabajo en red que se ha motivado para vincular pobladores(as), organizaciones, universidades y otras expresiones que permitan ampliar los debates y los repertorios de acción para confrontar los poderes instituidos que sobre la planeación del territorio se han instalado en la ciudad. Pero a su vez, para pensar la construcción de un proyecto alternativo de ciudad, basado en “el derecho a la ciudad, la vida digna y la paz territorial”.

En términos mediáticos, se ha procurado promover la divulgación de las acciones y expresiones del Movimiento en medios alternativos y populares de la ciudad. De igual forma, se ha divulgado en diferentes redes virtuales los comunicados que como Movimiento hemos construido para dejar claro la postura del mismo, coligados directamente con el modelo de ciudad, el POT y en general, frente a los proyectos que vulneran el derecho a la ciudad de sus pobladores(as).

Bibliografía:

Zibechi. Raúl. (2008). América Latina: periferias urbanas, territorios en resistencia. Bogotá: Ediciones Desde Abajo.

Leave a comment

You are commenting as guest.