31Octubre

El legado del Festival de las Memorias Comunitarias

Publicado en: Home, Ciudad Comuna, Comuna 8

El legado del Festival de las Memorias Comunitarias

Ciudad Comuna reconoce en las memorias comunitarias una alternativa fundamental para aportar a la construcción de las identidades sociales, culturales e históricas que le dan sentido al territorio. Por esta razón desde el año 2009 caminamos los barrios de la comuna 8 procurando que nuestros medios de comunicación y nuestros procesos educativos aporten a la construcción de relatos y experiencias que garanticen la recuperación y preservación de nuestros legados comunitarios (nuestras memorias).

Con más de 65 ediciones del periódico Visión 8 producidas, logramos construir un invaluable acumulado periodístico de las voces, historias, realidades y procesos sociales que constituyen la vida política del territorio de la comuna 8 de una década. Con más de 30 producciones documentales, logramos consolidar la propuesta metodológica del Documental Social Participativo (DSP) como alternativa para construir lecturas críticas sobre las realidades de los territorios y destacar las posibilidades de organización social, movilización y participación que han tejido una historia de la resistencia pacífica de nuestras comunidades a los poderes de dominación y opresión. Desde la propuesta radial Voces de la 8 hemos recuperado la riqueza de la diversidad cultural de las comunidades y hemos logrado expandir a través de múltiples formatos radiales las voces de los habitantes de la Comuna 8 que comprometidos con el cambio social en sus comunidades.

Nuestra convicción en el profundo valor de la memoria, nos animó a explorar posibilidades para desarrollar procesos de reflexión sobre la misma en nuestras experiencias de educación popular. Desde el año 2014 se vinculó la memoria como un eje central del componente de investigación de la Escuela de Comunicación Comunitaria, logrando que muchos jóvenes vincularan como tema de investigación reflexiones sobre la memoria de sus territorios. Los semilleros itinerantes de fotografía social promovidos desde el proyecto Revelando Barrios han tenido como propósito trabajar con niñas y niños de nuestros barrios la construcción de relatos cotidianos de su entorno social que permitan construir lecturas sobre la memoria del presente desde su propia manera de leer la realidad. Desde el año 2014 hasta la fecha más de 400 niñas y niños de la comuna 8 han tenido la posibilidad de hacer memoria de sus territorios desde la fotografía.

Desde el año 2013 incorporamos a nuestra organización un escenario de formación y participación a través de la metodología de la Cartografía social crítica, que ha servido de recurso para construir la memoria viva de muchos barrios de la comuna 8 ricos en relatos de movilización, participación, organización social y dinámicas culturales, que han sido invisibilizados por las lógicas de la planeación territorial vertical. La labor de esta experiencia de participación desde la Cartografía social que hoy se consolida en Ciudad Comuna como el Activatorio de memoria y territorio ha aportado a la visibilización y reconocimiento social de todos los barrios que aún siguen excluidos del mapa político-institucional de la ciudad de Medellín.

 

cartografia1

 

Con la consolidación de la iniciativa de Memorias en Diálogo, desde el año 2014 hemos constituido una plataforma colaborativa para promover intercambios de experiencias, metodologías y generar diálogos de saberes en pro de la memoria de los territorios con organizaciones de la comuna 1, 6, 8 y 13 de Medellín.

Como un valioso aporte para seguir aportando como organización en este reto histórico de construir memorias en comunidad, hemos realizado dos versiones del Festival de las Memorias Comunitarias. En el año 2015, la primera versión del Festival nos permitió generar un diálogo con las comunidades afectadas por los megaproyectos de transformación urbana en los barrios de la parte alta de la comuna 8 (Esfuerzos de Paz, El Pacífico, Altos de La Torre, Pinares de Oriente y El Faro). En este diálogo, el festival logró reconocer el valor de las resistencias locales y las propuestas de reivindicación del derecho al territorio.

En el año 2017, realizamos el segundo Festival de las Memorias Comunitarias, y en esta versión trabajamos la reflexión sobre la importancia del tejido social comunitario. El encuentro fue la posibilidad de generar una integración entre vecinas, vecinos y procesos sociales del barrio Las Estancias (donde está ubicada la casa Ciudad Comuna). El Festival contó un despliegue amplio de la agenda, en la que se pudieron desarrollar talleres de cartografía, recorridos barriales, asambleas de diálogo territorial y actividades culturales en alianza con el circuito artístico de la zona. En esta versión del Festival pusimos el énfasis en las narrativas y metodologías para la producción de memorias de cara a profundizar las reflexiones sobre el derecho al territorio y la construcción de las paces territoriales, haciendo énfasis en el reconocimiento de las metodologías con las que estamos asumiendo el reto de hacer memoria con las comunidades, las formas en las que abordamos las reflexiones sobre el sentido y el valor social y político de las memorias. Con el ánimo de reconocer la importancia del momento político que vive Colombia con los procesos de paz y el escenario del post-acuerdo, queremos enfatizar en la reflexión sobre las memorias locales y la paz territorial.

 

Tercer Festival de las Memorias Comunitarias

Reconociendo el buen vivir y la construcción de paz en nuestros territorios

El buen vivir se caracteriza en su dimensión de buen conocer como posibilidad de emancipación de las comunidades y de los territorios oprimidos por los modelos de desarrollo urbano y el avance del capitalismo cognitivo, que conlleva al empoderamiento de otra perspectiva de relacionamiento con el conocimiento no privativa. El bien conocer exalta el valor intangible (histórico, cultural, experiencial) de los saberes situados, aportando a la recuperación de los saberes ancestrales y locales de las personas, adquiridos a través de la experiencia. Eso se da transversalmente en los programas de Ciudad Comuna, a través de experiencias como los festivales de las memorias comunitarias. El principio de comunidad del bien vivir es el de los bienes comunes, diferenciando bienes comunes finitos (los recursos naturales) y bienes comunes infinitos (los saberes populares).

 

La dimensión de las paces territoriales en el buen vivir

Gracias a experiencias como la plataforma Memorias en Diálogo de la ciudad de Medellín se ha construido una noción de la paz desde el bien vivir, que no se somete a las denominaciones y clasificaciones de la paz institucional del Estado-Nación. El buen vivir reivindica las paces territoriales ya que reconoce conflictividades particulares en cada contexto territorial (barrio, comuna, ciudad, territorio rural). La paz o, por sus características diversas y culturales, las paces locales, son una construcción cotidiana que emerge de las alternativas que encuentran las comunidades ya sea para organizarse y luchar por la exigibilidad de derechos en medio de situaciones de vulneración o exclusión social, o ya sea para encontrar formas pacíficas de tramitar los conflictos cotidianos que se presentan en los territorios (Jimenez, 2015).

 

La dimensión de las memorias territoriales en el buen vivir

Desde el buen vivir, memoria y territorio son dos conceptos íntimamente ligados: la memoria es una de las características del territorio, hace de él no solo un espacio físico y productivo, sino también un tejido social vivo, con historia, con trayectorias culturales, rico en conocimientos, recuerdos, personas que viven en él. Preservar la memoria de un lugar quiere decir también preservar de alguna forma su territorio, salvarlo del desarraigo de la vida local que conllevan las miradas transnacionales, defenderlo de la prepotencia de un patrón que quiere imponer una única visión de ciudad, la productiva, destruyendo sus raíces que contribuyeron a la dignidad del pueblo que la vivió, la vive y la vivirá. El buen vivir reconoce en la memoria de los territorios diversas reivindicaciones sociales y políticas (Jiménez, 2017). Desde procesos como los festivales de las memorias comunitarias se construye un concepto de memoria como acto de resistencia, construcción retrospectiva y narrativa social. En esa línea, la memoria es una construcción situada y arraigada al territorio, que se hace con la gente, abarcando infinidad de sentidos reivindicativos, en los que se reconocen y abrazan las luchas por las memorias de las víctimas de la guerra, las memorias de los movimientos por la dignidad, las memorias que nos ayudan a tejer los hilos des-tejidos por las violencias, las memorias de la organización comunitaria que aportaron a la construcción autogestionada de los barrios, descubriendo y documentando el sentido y el valor histórico de las luchas sociales.

También se afirma el derecho a la memoria, a reconocer los aportes como organizaciones y procesos sociales para la transformación de la realidad de los territorios y para construir condiciones de equidad y justicia, no desde discursos de paz, sino desde experiencias de vida, de unidad y de trabajo articulado con los movimientos comunitarios de base. La memoria incide positivamente en la construcción de imaginarios sociales que contribuyen a instaurar nuevas subjetividades, las cuales desestimen las prácticas violentas y potencien la solidaridad y el afecto, proponiendo escenarios de esperanza para el porvenir.

esalogo

El Tercer Festival de las Memorias Comunitarias de la comuna 8 busca promover escenarios para el encuentro y la cohesión comunitaria alrededor de la reflexión sobre el buen vivir y los saberes populares que están presentes en nuestros territorios.

Durante tres días de actividades, nos proponemos construir con las comunidades y las personas que nos acompañen reflexiones sobre el buen vivir en la vida cotidiana y en las dinámicas territoriales.

Queremos que este Festival aporte a la recuperación de relatos de vida, que se compartan historias y vivencias que doten de significado el valor de los saberes populares, reconociendo desde la vida cotidiana de los barrios las prácticas y las reivindicaciones que construyen el buen vivir en los territorios.

Abrimos la agenda del Festival de las Memorias Comunitarias a la participación de organizaciones, procesos, redes, universidades, estudiantes, habitantes de los territorios, con el ánimo de gegerar espacios para el diálogo de saberes que nos permitan construir un  ambito de reflexión desde la teoría y la práctica con el ánimo de co-producir conocimientos que nos permitan comprender la articulación entre los ámbitos de la comunicación, las narrativas, los saberes populares y el buen vivir.

Esta versión del Festival de las Memorias Comunitarias es promovida por Ciudad Comuna en articulación con la Casa de Cultura del barrio Las Estancias, Memorias en Diálogo y la Maestría en Educación y Derechos Humanos de la Universidad Autónoma Latinoamericana.

 

Leave a comment

You are commenting as guest.