27.JUN.2012

1situacion-de-derechos-humanos-en-la-comuna-8

Comunicado público de la situación de derechos humanos en la comuna 8 Villa Hermosa de Medellín.

La comuna 8 de Medellín, es un territorio con 35 barrios reconocidos por la comunidad los cuales presentan graves problemas de desigualdad, pobreza e inequidad social, a esto se suma la presencia constante de paramilitares que han sometido a la población al terror y la zozobra. Entre el año 2011 y lo que va corrido de 2012, la comuna, ha sufrido graves violaciones a los derechos humanos, restricción a la movilidad debido a los constantes enfrentamientos entre las estructuras paramilitares y la creación de fronteras invisibles; a esto se suman las múltiples amenazas a pobladores, líderes comunitarios e Instituciones Educativas, la deserción escolar, extorciones a comerciantes y desplazamiento forzado intraurbano.

En este territorio hacen presencia las estructuras paramilitares de los Urabeños con aproximadamente 300 hombres en armas y la oficina de Envigado dirigida por Alias "Sebastián", con 270 hombres en armas; el constante enfrentamiento de estas dos grupos, ha generado la muerte de más de 30 personas durante el 2012, profundizándose entre el mes de mayo y junio, donde ocurrieron 18 asesinatos. Se destaca que durante los enfrentamientos se han empleado armas de alto y corto alcance. De igual manera es preocupante el hecho de que francotiradores apostados en partes altas de los barrios disparen y sea una amenaza constante, la destrucción con explosivos de puentes peatonales que conectan las comunas 8 y 9 de Medellín.

Esto ha propiciado el desplazamiento forzado intraurbano de 70 familias, y otras tantas han dejado sus hogares de manera intermitente ya que regresan esporádicamente a velar por sus enceres. Es de anotar que en esta cifra se encuentran los casos de tres líderes sociales y juveniles que por las amenazas de estos grupos armados y acciones durante operativos de la Fuerza Pública han sido desarraigados. Se reporta con gran preocupación una disminución del 30% de los estudiantes de la comuna, los cuales han debido abandonar las aulas por el miedo a perder la vida al traspasar las fronteras territoriales impuestas por los grupos armados.

En esta comuna, ejercer la defensa de los derechos humanos y un liderazgo social, es una actividad de alto riesgo, ya que se han presentado señalamientos y hostigamiento a líderes sociales que al no estar de acuerdo con el accionar de estos grupos, se hacen blancos de amenazas directas, panfleteo y desplazamiento. El caso más reciente es el de un líder social que fue obligado abandonar su casa y entorno social, quien luego al regresar por sus pertenencias, sufrió un atentado con explosivos por parte de una de estas estructuras.

A esta grave situación de derechos humanos, la única salida que ha propuesto la Alcaldía de Medellín, ha sido el incremento del pie de fuerza con presencia de efectivos del Ejercito Nacional, lo cual como se ha comprobado en ocasiones anteriores como el caso de la comuna 13 con la Operación Orión, no son efectivas ni eficaces, y mucho menos garante de derechos humanos. En tal sentido reducir el tema de seguridad a una problemática de falta de control efectivo del territorio por parte de autoridades policiales y judiciales, y continuar con este tipo de propuestas como única salida para el tema de violencia es girar en un círculo vicioso que perpetúa los ciclos de violencia y la impunidad.

Por lo expuesto anteriormente, el Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia- Europa- Estados Unidos exige:

1. Respeto y garantía por el derecho a la vida digna de las y los habitantes de la comuna 8.

2. Una mirada de ciudad- comuna bajo la premisa de que existe un conflicto armado, que incide en las dinámicas de violencia de la ciudad para así desarrollar programas integrales en el tema de seguridad y derechos humanos. En tal sentido la Alcaldía debe reconocer públicamente la grave situación de violencia que padece la comuna, y no descalificar las denuncias que al respecto realizan organizaciones sociales y comunidad en general.

3. Trascender el enfoque que asume la seguridad como simples problemas de orden público y deja de lado las necesidades de los ciudadanos, asumiendo como un enfoque válido y necesario para la ciudad la seguridad humana y la garantía de los derechos humanos.

4. Invertir más en las demandas sociales que en infraestructura y pie de fuerza.

5. Diseñar políticas claras que apunte a la eliminación de la criminalidad y a la depuración de la corrupción en las instituciones estatales.

Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia- Europa- Estados Unidos.

Proceso Social de Garantías Antioquia.