23Octubre

Agua para nosotros, agua para la 8

Autor: Carlos Amórtegui / Equipo Visión 8 Publicado en: Comuna 8, 2014

“Alcalde, Alcalde… ¡Está vacío el balde!”, fue una de las consignas que se escucharon el pasado 21 de octubre en la movilización por el derecho al agua; una manifestación que le exigía la administración local el suministro mínimo del líquido vital potable para los habitantes de los barrios Altos de La Torre, El Pacífico, Las Golondrinas y Llanaditas de la comuna 8. Al respecto, sigue latente la inconformidad por parte de los asistentes a esta marcha, pues cómo es posible que un gobierno que afirma brindar “una vida digna” en su ciudad, prive del suministro de agua a estos barrios de Medellín que se encuentran ubicados a tan solo 15 minutos del centro.

“No pedimos plata, solo pedimos agua”, reitera nuevamente la oleada de manifestantes pacíficos que se dieron lugar en el recorrido que partió desde el Teatro Pablo Tobón Uribe hasta la sede administrativa La Alpujarra. Es importante recalcar que los participantes activos pidieron formalmente mediante cánticos la presencia del Alcalde para discutir este tema, pero a cambio de ello; lo único que lograron fue que cerraran la portería del enorme edificio y se acordonara con hombres y mujeres pertenecientes a la Policía.

Frente a este acto, queda la incertidumbre sobre las verdaderas voluntades políticas de Aníbal Gaviria (Alcalde actual), una voluntad inexistente que tiene perjudicados a más de 13.000 personas que residen actualmente en estos barrios de la 8. Finalmente, se espera que mediante actos sociales como este se logre adecuadamente el cubrimiento total en redes de agua potable para toda la comuna 8. “Mama’ (sic) el pueblo está rabioso, no tiene agua potable y no puede trabajar”, concluye la chirimía que acompañó durante todo el camino a los marchantes. 

 

El derecho al agua en cifras

Leer y escuchar las cifras de inversión en infraestructura en Medellín es indignante, máxime cuando se tratan de la privación de los recursos hídricos de la ciudad, un derecho que el 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que el agua potable y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. 

Una clara paradoja de lo mencionado es lo siguiente:

  • Mientras el Proyecto Parque del Río Medellín cuenta con 1.91 billones de inversión, no hay 10 mil millones para llevar agua potable a familias de estratos 0,1 y 2 de Medellín.  
  • El Proyecto Jardín Circunvalar tendrá una inversión de $559 mil millones, algunas obras que se realizan en barrios que no tienen agua ni para preparar la comida(Información extraída del Comunicado público por el derecho al agua y llamamiento a la movilización).

Notablemente, la administración gubernamental de Medellín prioriza acciones que si bien pueden ser benéficas para la comunidad, no son urgentemente necesarias como una red de acueducto de agua potable. Ante esta eventualidad y en función de defender sus derechos, los habitantes de la comuna 8 estructuraron un plan para luchar por lo que les pertenece, un plan que va desde movilizaciones hasta comunicados oficiales y ruedas de prensa en pro de la mitigación social.

Por otro lado, el pasado 17 de octubre se realizó la primera rueda de prensa referente a este tema, un encuentro periodístico que contó con la presencia de varios medios de comunicaciones locales y regionales; además, se emitió el primer boletín informativo de esta campaña militante.

“Las cosas son del que aparece primero, por eso el derecho lo tiene esa persona. En este caso la comunidad apareció primero que las empresas privatizadoras de servicios domiciliarios”, finaliza molesta Shara Ángel Elishama, habitante de la 8.

Leave a comment

You are commenting as guest.