12Agosto

Escuela de Comunicación, una experiencia de construcción comunitaria

Autor: Paola Gutierrez / Ciudad Comuna Publicado en: Home, 2015

Escuela de Comunicación, una experiencia de construcción comunitaria

Hemos decidido apostarle a los procesos más que a los proyectos, porque descubrimos que en esa categoría llamada “experiencia” se enriquece la vida comunitaria. Llamarnos “comunicación comunitaria” es dedicarnos a escuchar, a hacer memoria, a reivindicar las formas de comunicación de las personas en donde, como lo diría Martín Barbero refiriéndose a nuestro proceso “el pueblo es el protagonista, no sólo de los contenidos sino incluso de las formas de crear esos contenidos”.

 

La Escuela de Comunicación Comunitaria encarna en su totalidad nuestro sentir desde la comunicación. Este proceso de educación popular se consolida en la ciudad como una alternativa para vivir y apropiar la comunicación popular como escenario y recurso para la generación de cambios de la vida política, social y comunitaria.

 

Luego de cinco años mejorando este espacio de diálogo de saberes, se unen a este proceso Fundación Confiar, Corporación Convivamos y Corporación Memoria y Saber Popular, creando así una red de ciudad que promueve y cree en los procesos de comunicación popular.  Quizá la gran acogida de este año por parte de los jóvenes de la ciudad se deba en parte a esta articulación y a la cercanía que logran tener las temáticas que nutren los contenidos de Escuela con las necesidades políticas y sociales de los territorios.

 

Cerca de 200 jóvenes se interesaron en el proceso; y aunque sólo la mitad harán parte de Escuela 2015, es un hecho importante reconocer el valor que toman procesos de formación no institucionalizados en los que es posible construir la comunicación desde las bases y que retoman metodologías comunitarias para aprender del otro a vivir la comunicación de forma mucho más política. 

 

El “fenómeno pedagógico” como llamó Reinaldo Spitaletta columnista del Espectador, a este espacio de formación en comunicación, dio apertura con un “brindis” el pasado 24 de julio en las instalaciones de la fundación Confiar. Los participantes que inician y los que ya pasaron por esta experiencia, se dieron cita para celebrar el inicio de un proceso que ha suscitado y pretende continuar promoviendo la participación de los jóvenes, el empoderamiento, la movilización de las comunidades y la recuperación la memoria del territorio.

Durante las sesiones de formación los jóvenes han aportado sus reflexiones frente al para qué de la comunicación comunitaria. Alejandro Castaño, compartió que es una forma para visibilizar a las comunidades y mostrar lo que muchas veces no se ve.  Steven Aristizabal considera que se trata de un ingenio de la misma sociedad para no depender de nadie “es la ruta para encontrar las soluciones adecuadas”. Por su parte Paula Taborda aportó que esta comunicación construye o fortalece un tejido social que “nos ayuda a ser parte del otro”, a lo que se sumó Cristian Tuberquia quien reflexionó: “entender que la comunicación es diferente a la información, es vivir la comunicación comunitaria. Todo parte de un derecho humano, si hay comunicadores es porque existe una comunidad con necesidad de ser comunicada

La Escuela de Comunicación Comunitaria se prepara para su cuarto encuentro y espera seguir consolidándose como una experiencia de comunicación participativa en la que las comunidades puedan construir sus propios proyectos de vida colectiva, se piensen a si mismas, elaboren su propia visión de la ciudad y su propia visión de futuro.

Leave a comment

You are commenting as guest.