15Abril

La comuna 8, un contexto de vida digna, resistencia y paz

Autor: Carlos Amórtegui / Equipo Visión 8 Leonardo Jiménez / Ciudad Comuna Publicado en: Home, Ciudad Comuna, Comuna 8, 2015

La comuna 8, un contexto de vida digna, resistencia y paz

“Hemos domado la montaña porque nos han negado el habitar en otros lugares,” expresa Jairo Maya, dinamizador de la comuna 8 cuando hace referencia a las condiciones de habitabilidad de los barrios El Pacífico, Altos de La Torre y El Faro en la primera Asamblea Comunitaria del proyecto Memorias en Diálogo que se celebró el pasado 11 de abril en el marco del Festival Comunitario por la Memoria en la 8.

Como temáticas principales, en esta Asamblea se trataron tópicos como la historia fundacional de los barrios, afectaciones de la implementación de megaproyectos, metodología de construcción de viviendas y problemáticas como el desplazamiento forzoso. Esta es una realidad intangible que se visibiliza constantemente en aquellas y aquellos que han sido expropiados de sus lugares de orígenes y a los cuales se les han negado la oportunidad de comenzar una nueva rutina en el interior de una urbe “civilizada”; unas realidades cargadas de historias en cada esquina y en cada ser, que luchan a diario por hacer de su nuevo espacio periférico un lugar digno donde vivir (1).

Para nadie es secreto las penurias que han sufrido los habitantes de la comuna 8, una comunidad que ha sido golpeada por los diablos del conflicto armado y por el olvido de los llamados “padres” de la Patria. “Todo lo que tenemos ha sido construido por y para nosotros. El Estado en ningún momento ha hecho presencia… o quizá sí, pero solo lo hace para destruir nuestros senderos y hogares”, cuenta Oscar Zapata, líder comunitario del barrio El Faro.
En un territorio que ha sido fundado por sus mismos habitantes abundan historias, entre los muros de esta comuna hay mucho por contar. Un claro ejemplo de ello fueron los convites, esa actividad humanizadora que consistía en ayudarle al prójimo a construir su vivienda: “el barrio El Pacífico creció gracias a estas acciones populares, movilizaciones que buscaban crear un lugar habitable para el necesitado. Así fue como se fundó mi barrio”, cuenta Betty Córdoba, lideresa de la Junta de Acción Comunal del barrio El Pacífico quien además participó del encuentro.

En una fructífera conversación por parte de los ponentes -Óscar Zapata (El Faro), Iván Varela (El Faro), Ezequiel Guzmán (El Pacífico), y Betty Córdoba (El Pacífico)- junto con los asistentes, la primera asamblea de Memorias en Diálogo desarrollada en la cancha del barrio El Pacífico tocó uno de los temas de coyuntura actual que más tiene preocupado a los habitantes de Medellín: los megaproyectos de “inclusión” social.

 

Memoria y resistencia

Hablando de resistencia, es preocupante la forma como los megaproyectos (en especial el Jardín Circunvalar) afectan la estabilidad de algunos barrios en la 8. Para la institucionalidad estos proyectos son altamente viables y solo buscan hacer un mejor rostro para Medellín, pero en ámbitos sociales la realidad es otra. “No estamos en contra de los megaproyectos, solo queremos que nos dejen vivir tal y como lo hacemos actualmente sin plusvalías y ninguna otra obligación”, cuenta Ezequiel Guzmán habitante de El Pacífico.

Para tratar de mitigar el impacto negativo que dejan estas obras con su paso, las comunidades se alzan con poderosas armas no violentas como la palabra, ese dispositivo político que posee el ser humano para debatir argumentos y defender sus ideas. “Como comunidad dialogamos y posteriormente tomamos cartas frente al asunto” cuenta Iván Varela representante de El Faro. Por otro lado, es indispensable mencionar las acciones directas como la creación de las Juntas de Acciones Comunales, Consultas Populares y otras herramientas de carácter socio-político que coexisten en pro de la sociedad. Identidad, resistencia, dignidad, conocimiento, cultura, paz y comunidad: son algunas de las cualidades con las que se identifican los barrios de la comuna 8 en lo largo de su existir bajo las distintas articulaciones hacia la memoria direccionándose principalmente en la defensa del territorio.

Pese a estas diversas gestiones por parte de la comunidad para hacer de un lote selvático un hogar propio, fueron y son los megaproyectos los que amenazan con el buen vivir y la armonía que convive en estos barrios como la neblina convive con la noche. En estos casos, es donde la comuna 8 saca a relucir sus características y se unen por un solo motivo: luchar y mitigar contra aquellos y aquellas que quieren vulnerar sus hogares acabando con la tranquilidad. Lo que se viene no es fácil, lo que se viene es preocupante, pero es mediante las acciones populares como se les hace un alto a estas problemáticas a las que se enfrentan a diario.

En cuanto a la memoria, ¿por qué es importante mantenerla? “Porque la memoria es una marca imborrable, la memoria es una huella que convive con nosotros para siempre”, asevera Varela. La memoria, puesta bajo la luz de los movimientos populares deja de ser una ruta de evocación de un pasado, para convertirse en una herramienta de paz y de no repetición, radicando su importancia en el relevo transgeneracional de los pequeños que aún no conocen la historia de los territorios.

“Todo lo que hagamos debe quedar escrito, grabado y permanecer en el ambiente. No podemos permitir que el barrio El Pacífico se desaparezca, puesto que somos una pieza de memoria pujante y guerrera que no se dejó opacar por la violencia”, afirma una vez más Betty.

Finalmente para la comuna 8 la memoria es más que recordar, la memoria para sus habitantes es un puente con proyección hacia el futuro que permite a partir de los movimientos populares construir ciudad desde las entrañas de la comuna como un espacio para el desarrollo de la vida y el buen con-vivir.

 

La comuna 8: un tejido de memoria y organización

Las dinámicas sociales y organizativas de la comuna 8 de Medellín, en la actualidad representan renovadas formas de resistencia y movilización social pacífica. Los procesos de formación autónomos emprendidos en el territorio fortalecen en liderazgo y la convicción política de las comunidades, y estas encuentran en los procesos de organización social, movilización comunitaria y en las dinámicas de comunicación popular un nivel de empoderamiento social que permite renovar las estrategias y construir nuevas formas de comprender los procesos, el escenario y la reflexión de la memoria desde el arraigo territorial.

Una primera expresión de los procesos de resistencia promovidos por las comunidades organizadas en el territorio de la comuna 8 está asociada a las formas de producir, construir y promover la planificación del territorio. Desde la elaboración de un mapa en el que se reconocen e incluyen todos los barrios que han sido fundados y construidos en el borde urbano rural, las comunidades han desarrollado acciones para visibilizar la existencia de los territorios. Los procesos de apropiación social de los medios comunitarios, las propuestas de investigación colaborativa o investigación desde abajo, permiten tejer en comunidad una imagen y un relato distinto de los barrios y de quienes los habitan, reafirmando el sentido de pertenencia y la identidad de quienes se asumen como parte de una comunidad, un barrio, un sector, un territorio.

Las comunidades al contar con instancias de diálogo y articulación comunes, superan la clásica organización por objetivos o metas particulares, o por reivindicaciones de carácter poblacional. Reivindicaciones como la vida digna, los derechos humanos fundamentales, la construcción social del hábitat, la seguridad humana integral, la reconstrucción de la memoria del conflicto social y armado, y las memorias de la fundación de los territorios se convierten en reivindicaciones de los procesos sociales organizados que inciden en las concepciones e intervenciones del borde urbano.

En esta perspectiva, el Festival Itinerante por la Memoria del Territorio de la Comuna 8 se propone como una metodología y un recurso participativo que busca aportar a la recuperación, sistematización y reconocimiento de las formas organizativas y de movilización que producen los habitantes del territorio como expresión de resistencia comunitaria.

 

La memoria y los nuevos significados del territorio

En palabras de los actores comunitarios de la comuna 8 se comprende la apropiación del territorio como: “el valor que los actores comunitarios y los procesos sociales le dan a su propio territorio y la resignificación que hacen del mismo, trascendiendo las fronteras del ordenamiento territorial establecido por el estado, y rescatando la visibilización y reconocimiento de las dimensiones culturales, sociales, organizativas, históricas, patrimoniales y simbólicas que constituyen la realidad de los territorios y cargan de sentido la palabra barrio, territorio, comuna, hogar, hábitat”.

La idea de que existen dos mapas de la comuna 8 (el político institucional y el político legítimo) ya no es una idea, es una realidad. Los barrios invisibles en ese mapa obsoleto del departamento administrativo de planeación se han hecho visibles, se mueven, desarrollan procesos sociales y de transformación cultural, cuentan con un importante tejido organizativo, han construido sus propios mapas e imaginarios territoriales, promueven procesos de construcción de memorias barrio a barrio, están presentes en protestas y movilizaciones, cuentan con sus propios planes comunitarios de mitigación del riesgo, de construcción social del hábitat y de mejoramiento integral de barrios, fueron y son nombrados día a día por todos los actores comunitarios organizados en el territorio de la comuna 8, son hoy una realidad.

La propuesta y el sentido del Festival Itinerante por la Memoria del Territorio de la Comuna 8 es la de generar espacios de encuentro que le permitan a las comunidades seguir construyendo y recuperando las memorias de los territorios, de la movilización social y la organización comunitaria. El Festival representa la posibilidad de repensar en una perspectiva de ciudad la reivindicación del territorio y el derecho a la ciudad, como una bandera y un propósito común de todos los procesos comunitarios que se resisten por vías pacíficas al modelo de ciudad mezquino, pusilánime y consumista que se pretende imponer desde megaproyectos como el Cinturón Verde y desde macroplanes para Medellín orientados desde el Plan de Ordenamiento Territorial.

Este Festival fue posible gracias al esfuerzo articulado entre la Mesa de Desplazados de la Comuna 8, Mesa Interbarrial de Vivienda y Servicios Públicos, Mesa de Víctimas de la Comuna 8, Escuela de Hip Hop Elemento Ilegal, Escuela de Hip Hop El Faro, Corporación Montanoa, Corporación para la Comunicación Ciudad Comuna, Observatorio de Seguridad Humana, Unidad Municipal de Atención y Reparación a Víctimas, Proyecto Memorias en Diálogo, Juntas de Acción Comunal de los barrios El Faro, Altos de la Torre, El Pacífico, líderes sociales y comunitarios del territorio.

 

Objetivos del Festival

  • El Festival Itinerante por la Memoria del Territorio de la Comuna 8, en su primera itinerancia por los barrios El Faro, Altos de La Torre, El Pacífico y Pinares de Oriente tiene como propósitos:
  • Aportar a la recuperación y reconocimiento de las iniciativas, procesos, y luchas sociales comunitarias que han posibilitado la fundación y consolidación social, política y cultural de los barrios del borde en la ladera de la comuna 8.
  • Generar un espacio de diálogo intergeneracional en el que los habitantes de los territorios compartan sus visiones y reflexiones sobre la memoria, la apropiación y los significados del territorio, y la movilización social en defensa del territorio.
  • Visibilizar la realidad de las comunidades desplazadas y víctimas del conflicto armado, que resisten desde el territorio a la imposición de megaproyectos de transformación urbana como el Cinturón Verde.
  • Promover el reconocimiento de la iniciativas de movilización, participación y organización social que aportan a la construcción de la memoria del territorio de la comuna 8 de Medellín. * Fomentar el reconocimiento, el intercambio y la recuperación de saberes populares, saberes sobre el territorio, legados de la memoria, relatos del desarrollo histórico de los territorios y los contextos sociales y de conflictos en los que emergieron.
  • Promover el acercamiento de la comunicación popular y los dispositivos comunicativos a las comunidades como estrategia para fomentar procesos de recuperación de la memoria.

 

Estrategias a implementar en el Festival

Archivos colaborativos de memoria

Con la ayuda de dispositivos tecnológicos y recursos narrativos como la fotografía, la radio y el audiovisual se busca generar en el marco del Festival una agenda permanente de actividades a través de las cuales recuperar archivos que den cuenta de las memorias de nuestros barrios. Historias fundacionales, combites, acciones solidarias, acciones de movilización, situaciones de conflicto, dinámicas culturales, transformación del espacio urbano. Todas estas líneas de la memoria del territorio representan un escenario potencial para generar a través del archivo colaborativo procesos de construcción, conservación y reconocimiento de nuestra historia. Las comunidades pueden aportar fotografías, álbumes familiares y comunitarios, videos, relatos orales y escritos. Todos los dispositivos estarán disponibles para construir colectivamente la memoria. No importa el formato, lo que importa es que recuperemos nuestras propias historias. Los archivos colaborativos generados a través de los recursos tecnológicos y multimediales pasarán por un proceso de elaboración de cartografías, rutas del tiempo y memorias digitales que se compatiran en la web, esto con el ánimo de fomentar procesos de inclusión digital que aporten al reconocimiento y divulgación de los relatos de nuestras comunidades que históricamente han sido marginados en los espacios de comunicación masiva.

 

Asambleas Comunitarias de la Memoria

Las Asambleas Comunitarias de la Memoria se piensan y se proyectan como espacios de deliberación y construcción política entre los actores comunitarios de diversos territorios en relación a la memoria, las resistencias sociales a megaproyectos de transformación urbana, la realidad de las víctimas, la paz comprendida desde los territorios y los actores comunitarios, y los procesos de organización comunitaria que representan un tejido vivo que transforma y resignifica el territorio. En esta primera ruta del Festival, la primera Asamblea Comunitaria será un espacio de diálogo entre habitantes de las comunidades de El Faro, El Pacífico, Altos de La Torre y Pinares de Oriente que se desarrolla en el marco del proyecto Memorias en Diálogo, un espacio de conversación y construcción colectiva alrededor de la memoria, en el que se articulan la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ) de la comuna 13, la Corporación Picacho con Futuro en la comuna 6, la Corporación Con-Vivamos de la comuna 1, el Museo Casa de la Memoria, Pull Movies y la Corporación Ciudad Comuna en la comuna 8.

 

Cartografía social crítica

La comprensión, los imaginarios del territorio, las construcciones y transformaciones sociales, la conflictividad generada por los megaproyectos, todos estos elementos tienen un escenario ideal para su visibilización, y ese escenario esta representado en la generación de espacios en los cuales los actores comunitarios construyan sus propias visiones del territorio utilizando las metodologías y herramientas de la cartografía social crítica. En el marco del Festival, se hará una articulación con el proyecto del Observatorio de Derechos Humanos y Territorios que promueven Ciudad Comuna y la Corporación Montanoa, con el ánimo de desarrollar los talleres de cartografía social crítica como una de las actividades centrales de la agenda del festival.

 

Apropiación social de los medios

Los medios de comunicación comunitaria son instrumentos que permiten tejer la memoria, pero también son recursos pedagógicos que fomentan la participación, el diálogo, el reconocimiento entre los actores sociales comunitarios. En este sentido, los colectivos de comunicación de Ciudad Comuna en radio, audiovisual y periodismo se articulan al desarrollo del Festival llevando todo su potencial, recursos narrativos y equipos de periodistas comunitarios para generar espacios de encuentro y construcción colectiva alrededor de los medios. Estarán presentes aportando a la recuperación de los relatos de las comunidades, desarrollando talleres de sensibilización en el campo del periodismo comunitario y promoviendo el sentido social y comunitario de la comunicación.

 

En conclusión, el desarrollo de esta clase de actividades es fundamental para un espacio, no solo para la comuna 8, sino para todos aquellos sectores sociales de deliberación popular que buscan a través de las acciones comunitarias avanzar en materia política y organizativa de los territorios.


(1) Muchos habitantes al ser obligados a abandonar sus territorios de origen y al ser marginados en las ciudades optan por establecerse en los bordes periféricos de las mismas.

 

Leave a comment

You are commenting as guest.