20Octubre

Medellín, en filo de la “innovación”

Autor: Memorias en Diálogo Publicado en: Home, Memorias en Diálogo, 2015

Medellín, en filo de la “innovación”

Desde allí, se puede divisar todo el paisaje que le ofrece la “tacita” de plata a todos sus visitantes y curiosos que realizan una parada en su quehacer diario para observar sus diversos y coloridos espacios. Desde este lugar, se siente el frío que golpea contra la piel, un frío que nos hace recordar que aún seguimos vigentes en este mundo.

Un lugar lleno de sonrisas, gente amable y hogares tan acogedores que nos hacen sentir como si estuviéramos en nuestras mismas casas; así es como se puede describir el barrio Esfuerzos de Paz, una localidad ubicada en la comuna 8 de Medellín alojada en la parte centro–oriental de la ciudad. A tan solo 15 minutos del epicentro de la “bella villa”, este barrio aún no posee el suministro del líquido vital que en común acuerdo debería ser uno de los derechos primordiales para el ser humano.

En una ciudad que siempre busca innovación, es cuestionable que muchos de sus sectores aún no cuenten con el servicio de agua potable, sea por corrupción o por falta de voluntad política, es increíble que esto suceda. Ahora bien, este no es el único inconveniente que posee este barrio, también es importante mencionar el “olvido” bajo el cual es condenado Esfuerzos de Paz por parte de la administración local en materia de infraestructura, servicios públicos y centros de salud, culturales o educativos.

Pese a ello, los habitantes de este sector se han agrupado comunitariamente para seguir construyendo su barrio, sus lugares de vida y muerte. Como dato curioso, este es uno de los famosos barrios de “invasión” que se construyeron a mediados de la década de los 80’s cuando el país fue azotado por la horda de la violencia y el desplazamiento forzoso. “Son casas humildes pero son construidas con mucho amor, sueños y anhelos por reconstruir nuestras vidas”, expresa una de las habitantes de este lugar quien ha pedido no ser identificada públicamente por su seguridad.

La magia continúa. Adentrarse en las entrañas del lugar es visitar un espacio donde la tristeza y el concepto de pobreza no existen. Los niños juegan, los adultos trabajan arduamente y los viejos se dedican a vivir una vida en plena armonía. Observar las casas junto con sus ornamentaciones es una actividad deleitante, lo es hasta que uno se enfrenta con otra cruda realidad: a partir del próximo año, parte de este barrio desaparecerá para darle vía libre a lo que será el “sendero de campeones”, una iniciativa que parte desde la Alcaldía de Medellín y que ciertamente no genera gran recibimiento ni gratitud por parte de la comunidad allí alojada. “El Estado no nos ayuda, como podemos construimos nuestros propios hogares para que años más tarde llegue él mismo a decirnos que debemos desocupar porque necesitan el terreno para una megaconstrucción. Eso no es dignidad”, cuenta nuevamente la fuente anónima.

 

Una ciudad que discrimina, una ciudad discriminada

Una de las últimas reformas que pretende realizar la actual administración es construir el “sendero de campeones”, una ruta que atraviesa el cerro Pan de Azúcar de la comuna 8 y que se convertirá en el nuevo espacio para el deporte y la sana recreación. “Filosóficamente suena bien, pero lo que no suena tan bien es la vulneración que están cometiendo contra nosotros olvidando que somos humanos también”, asevera Claudia*, una de la habitantes de Esfuerzos de Paz y quien debe abandonar su casa que durante 20 años la protegió de las inclemencias del clima para darle paso a esta remodelación de la ciudad.

Anexa además, que “un día llegaron los de la Empresas de Desarrollo Urbano a negociar conmigo. Me dijeron que según Planeación y por ley, las casas de esta parte del barrio iban a ser demolidas para poder hacer ese bendito sendero”. A cambio de esto, las familias afectadas recibirán en contrapartida el dinero equivalente por el valor total de sus predios o las escrituras de otra vivienda en otra parte de la ciudad. “En teoría es así, pero la realidad es otra. Por mi casa no me están dando ni la mitad de lo que vale y aun así me exigen abandonarla. No nos podemos quedar quietos, algo debemos hacer”, afirma nuevamente Claudia*.

Estas son algunas de las problemáticas que actualmente amenazan al barrio Esfuerzos de Paz, son estos los demonios que asechan las almas de las personas que conviven allí diariamente y que con el tiempo encontraron más que un espacio geográfico, un hogar. Solo queda esperar a que efectivamente la comunidad se agremie y comience a luchar por lo que les pertenece. Finalmente, se espera que el maná que se esparce por el lugar no sea contaminado con la niebla gris…Un gris color cemento.

*Nombre original cambiado

 

 

Comments (1)

  • Mario de jesus cardona ruiz

    Mario de jesus cardona ruiz

    25 Noviembre 2017 at 20:40 |
    lane

    reply

Leave a comment

You are commenting as guest.