14Marzo

El derecho a la ciudad

Autor: Tom Greenwood / Ciudad Comuna Publicado en: Home, Comuna 8, 2015

El derecho a la ciudad

En un barrio muy movido cerca del centro de la ciudad; las casas de colores y hormigón están unidas las unas a las otras, éstas gozan de tejados que protegen del fuerte sol y que oscurecen con el paso del día el hermoso horizonte. Los niños juegan en las calles y son vigilados por esos viejos que han habitado este territorio durante muchos años. Este es un lugar donde la cultura y la identidad se han desarrollado en medio de la adversidad y el espíritu colectivo que ha permitido el bienestar de las comunidades en muchos aspectos.

Sin embargo, han existido conflictos entre la Alcaldía municipal y la comunidad que ha creado y mantenido este territorio. Bajo el argumento de que esta zona es considerada de alto riesgo y que es necesario desarrollar un plan de renovación urbana, el gobierno local ha expropiado las viviendas de muchas familias; entre los más afectados están los arrendatarios que al no ser propietarios formales, no les es posible oponerse efectivamente a este proceso que va a derivar en la pérdida de su vivienda.

En pocos años el gobierno ha desalojado a 3.400 personas que han sido obligados a vivir en propiedades mucho más costosas que las que tenían. Este es el caso de Zogun, habitante del barrio Sulukule, en Estambul-Turquía quien en el año 2011, tuvo que trasladarse junto con su familia a una urbanización muy costosa, ubicada a 30 kilómetros de la ciudad y de esa manera, abandonar su antigua casita de madera que era el paraíso (1). Así fue como los hogares de la comunidad romaní fueron desalojados por el gobierno local entre 2006 y 2011 en nombre de la seguridad de la misma y la renovación urbana. Sin embargo, según Mücella Yapici, integrante de la Cámara de Arquitectos de Estambul ‘este proyecto, presentado como una solución al riesgo que generan los terremotos, ha causado grandes daños económicos y sociales a la comunidad, como la pérdida de su vivienda, de su trabajo y de los lazos sociales en el barrio’(2).

Los anteriores ejemplos hacen parte de una tendencia que se extiende desde Londres a Turquía y de Mumbai a Medellín, en la se ejecutan estos procesos con el propósito de beneficiar a los privados por medio del desalojo de la comunidad existente. La regeneración urbana, la seguridad de la comunidad y la sostenibilidad del medio ambiente son las razones frecuentemente citadas por los gobiernos para justificar estos procesos, ocultando los verdaderos objetivos y los beneficiarios reales.

El profesor David Harvey, antropólogo inglés de la Universidad de Nueva York, quien estuvo el pasado 9 de febrero en la Universidad de Antioquia dando una conferencia sobre estos temas, ha señalado que los desalojos son una característica clave del desarrollo capitalista y de la necesidad de aquellos con excedentes de capital de expandirlos a través de la inversión. En ese sentido, cita ejemplos de siglos anteriores hasta la actualidad que han estado determinados por la globalización económica y la urbanización de las poblaciones.

De esta manera, el profesor Harvey afirma que el plan de renovación urbana formulado por Georges-Eugène Haussmann y ejecutado en París en el año 1853, conllevó al desplazamiento generalizado de las comunidades que habitaban la ciudad y de esta forma, la ciudad se transformó en un ‘gran centro de consumo, turismo y placer’ que podrían absorber gran parte del excedente del capital (3). Así mismo, señala que después de la segunda guerra mundial, Robert Moses buscó rediseñar Nueva York en la misma línea que adoptó Haussmann en París, dado que se llevó a cabo la expropiación de grandes sectores de la ciudad y se promovió el endeudamiento de las clases medias para la compra de vivienda. Esto trajo como resultado que grupos como los afro-estadounidenses perdieran sus hogares y se les negara el acceso a esta nueva forma de desarrollo.

Así pasa en Medellín, una ciudad rodeada por la belleza de sus montañas; montes verdes cubiertos de luces parpadeantes que parecen estrellas en la noche, que desde sus laderas permiten una vista de la metrópoli impresionante. Esa Medellín que se vive en barrios como Villatina y Llanaditas en la comuna 8, con sus calles estrechas que desafían la montaña y sus casas diversas que siempre cuentan con la cara sonriente del vecino. A medida que pasan los vendedores por las calles con sus canciones encantadoras ofreciendo tamales, frutas o bolsas para la basura, se da cuenta de que estos territorios tienen muchos desafíos; aún persiste la falta de acceso a los servicios básicos dada la negligencia del Estado colombiano.

Esta comunidad ha desarrollado un fuerte espíritu colectivo que ha fortalecido el tejido social y en ese sentido, ha implicado en muchos aspectos el bienestar de las familias del lugar. Este espíritu colectivo ha sido desarrollado en medio de adversidades como conflictos violentos, extorsión y abandono por parte del Estado, lo que evidencia que esta comunidad ha superado grandes retos y eso la ha fortalecido. Sin embargo, hoy sus habitantes se enfrentan a una grave amenaza que proviene del gobierno municipal con su Plan de Ordenamiento Territorial (POT), el cual ha clasificado estos lugares como zonas de alto riesgo o fuera del perímetro urbano y ha establecido nuevos proyectos de desarrollo como el cinturón verde, lo que implicará la pérdida de vivienda para muchas familias, al igual que lo sucedido a los romaníes en Sulukule, los habitantes de las favelas de Río de Janeiro por la Copa Mundial o a los que actualmente se enfrentan al desahucio en los barrios de Mumbai, India. Es posible que exista una preocupación por los riesgos medioambientales en las laderas de Medellín, pero ¿por qué la Alcaldía no hizo nada por ello durante décadas? Estas razones apoyan la despolitización de este desalojo, pero la relación entre el aumento de valor de la tierra y estos planes de desarrollo son difíciles de ignorar.

El derecho a estas tierras le pertenece a las comunidades que las habitan actualmente, las cuales en su gran mayoría están compuestas por víctimas del desplazamiento con ocasión del conflicto armado interno. Sería inaceptable volver a desplazar a estas personas de los territorios que han construido, de sus escuelas, empresas y redes sociales dado que eso sería una forma de re-victimización. El derecho a la vivienda y el derecho a la ciudad son fundamentales, y pueden ser alcanzables, incluso de cara a las tendencias violentas y de acumulación de tierras por parte de una minoría opulenta. A través del desarrollo de las comunidades es posible liderar planes para la mejora integral de los barrios. Con el espíritu colectivo y la fuerza que han adquirido durante décadas, las comunidades de la periferia de Medellín pueden mantener sus territorios, esos que llaman hogar.

__________________________________________________________________________________________________________________________

(1) Letsch, Constanze, ‘Turkish Roma make way for property developers in historic Istanbul district’ The Guardian, 9 Noviembre 2011, [http://www.theguardian.com/world/2011/nov/09/sulukule-roma-housing-row-istanbul]

(2) Letsch, Constanze, ‘Turkish Roma make way for property developers in historic Istanbul district’ The Guardian, 9 Noviembre 2011, [http://www.theguardian.com/world/2011/nov/09/sulukule-roma-housing-row-istanbul]

(3) Harvey, David, ‘El Derecho a la Ciudad’, The New Left Review 53, Sept-Oct 2008.

__________________________________________________________________________________________________________________________

En la fotografía: Isela Quintero, integrante de la mesa de desplazados de la comuna 8, compartiendo en su casa en Pinares de Oriente visiones y percepciones sobre el derecho a la ciudad con el geógrafo y escritor David Harvey en su reciente visita a Medellín.

__________________________________________________________________________________________________________________________ 

Artículo de la Edición de Visión 8 “Aportes para la paz, los derechos humanos y la comunicación" / 2014:

+Ver la edición completa

Leave a comment

You are commenting as guest.